CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

Pan vegano, o no vegano, he ahí la cuestión.

bread-food-fresh-263168

Víspera de una jornada deportiva bastante intensa.

Me lavé la cara con el orgullo herido, por la derrota en el primer día de mi proyecto vegano. Esta vez no podía cometer el mismo error. Decidí desayunar en casa.

Herví agua,me preparé un té verde y me dispuse a preparar tostadas con pan que tenía del día anterior. Pero… ¡OJO! El pan sólo es vegano si  no contiene ingredientes  como huevos, mantequilla, leche de vaca, suero de leche, caseína o miel. Busqué el prospecto de la barra de pan, sin éxito ninguno. La próxima vez pediré pan con etiqueta en la panadería.

Se planteaba ante mi una decisión difícil. Me encontraba ante una barra de pan misteriosa, sin etiqueta. Una gota de sudor me resbalaba por la sien. La duda, y el hambre me arañaban por dentro.

 

Miré a mi perra enseñándole la barra de pan.

Hera, ¿Tú qué harías?

Movía el rabo alegre, pensando que le iba a dar el pan a ella.

-Este pan será vegano. ¿O no?

+El pan es pan – Imaginé que respondería, mientras el can continuaba moviendo la cola delante de mi.

 

Corté el pan y lo metí en la tostadora. La decisión estaba tomada, el pan está rico, y es pecado tirarlo. (Además, ya había comido pan el día 1)

Pensaba “Tostadita, tomate, una pizca de orégano…” mientras se me hacía la boca agua, y abrí la nevera…

 

+Hola, David.

-Hola, Queso.

+¿Me vas a comer?

-No

+Quedo poco ¿Eh? (Esto suena horrible)

-Soy vegano

+Yo, derretido, sobre el tomate, bajo el orégano. Caliente en tu paladar. Piénsalo.

-Me cago en mi vida

 

Suspenso también el 2º día. En el desayuno otra vez.

 

Deja un comentario