En Baiona ¿Un ancla de más de 2000 años de antigüedad?

¡Eh! Noticia del día, recién recibida por grupo de whatsapp y que ha sido publicada en la Voz de Galicia. Te la traigo fresquita fresquita. Como el agua que tenemos por aquí estos días. Que por cierto. Marca la boya de Cíes que ahora mismo la tenemos a 15 graditos. (Tampoco está tan mal)

¿Ponemos foto? Ponemos foto. Ahí va.

ancla con más de 2000 años de antiguedad

¿Has flipao eh? No te esperabas un ancla de ese estilo. ¿Verdad? De hecho, seguramente no te parezca un ancla. ¿Cómo va eso a sujetar nada al fondo? Seguramente piensas (Igual que pienso yo) que si te encuentras algo así no le prestarías atención, o no pensarías que su función, antaño, era la de anclar los barcos al fondo marino.

No te preocupes que debajo de este texto te revelo su funcionamiento. En realidad, estos «antiguos» eran bastante apañaos.

¡Adelante noticia! Fuente: La voz de Galicia

Dos mariscadores de Baiona sacaron ayer a la luz un ancla lítica que llevaba siglos en el fondo del mar. Se trata de un ancla romana o prerromana, confirmaron los biólogos Vicente Caramés, director del Museo do Mar de Vigo y sus colegas Xosé Lois Vilar y Benito Vilas. Caramés estima que hay documentadas unas 150 anclas similares en Galicia, «localizadas principalmente entre las rías de Vigo y Pontevedra», por lo que considera «interesante» este nuevo hallazgo, tras otras cinco en Baiona». Los más sorprendidos fueron Iván González Rodríguez y su compañero José Manuel Durán, patrón del Diana 2, que ayer regresaron del mar con este tesoro. Pesa 60 kilos y tiene los dos agujeros característicos para meter los cabos. foto bandallo

La voz de Galicia

Poco más que decir sobre el texto, todo bastante claro.

Salvo la pequeña corrección que haremos al periodista: Los dos agujeros no eran para meter los cabos, sólo uno de ellos cumple esa función.

¿Y como funcionan estas anclas antiguas de piedra?

Una imagen vale más que mil palabras.

Como funcionan las anclas antiguas

Por uno de los agujeros, el que más pegado está al extremo, y además en este caso en la zona más estrecha de la piedra, metemos el cabo y realizamos un nudo, por el otro, un trozo de madera, también llamado «Palo», afilado con la función de hacer de brazo.

Y listo amigos, tenemos nuestra ancla antigua lista para utilizar en caso de que nos marquemos un «naufrago» a poder ser en una isla que haga calor, y tengamos cafetera.

Nos vemos en la siguiente noticia.

Suuuuuscríbete. Va. Porfi.

close

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO? DEJA AQUÍ CORREO ELECTRÓNICO Y TE ENVIARÉ LAS ENTRADAS MÁS INTERESANTES CADA SÁBADO, A TU BANDEJA DE EMAIL.

¡ERES UN PECECITO MOLÓN!

Únete al boletín de correo electrónico para recibir CONSEJOS, NOVEDADES, INFORMACIÓN Y NOTICIAS sobre el mundo submarino que disfrutamos y compartimos. Nada de SPAM. ¡Pececit@!

Deja una respuesta