CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

¿Crees en las musas?

¿En la inspiración?

Yo apenas.

Sólo sé que me arde el pecho
y me queman las manos sobre el teclado
cómplices del recuerdo
que evoca la sangre seca
y provoca que vuelvan a la mente
todos aquellos versos
que quedaron en el camino
dejando heridas abiertas.

Hoy viajo,
camino y vuelo,
circulo esquivando aquello
que en mi piel llevo.

y entre mis cicatrices busco tu huella,
en mi espalda,
como la firma de una lesión a traición,
un cardenal,o una puñalada.

Y revisando:
En mis marcas, te hallas
La veo a ella, una huella.
Del roce de un golpe
En mi torso y me rompo.
No te pensé como corresponde.

Dibujaste en mi piel
tu marca de agua
y con ello descubro que venías de frente.

¿Te acuerdas? Yo apenas.

Pero mentiría si dijese
que hoy no he visto tu foto.
La última, infiltrada,
entre las fotos de un amanecer.
No me acuerdo.
Pero supongo estabas conmigo
También he de decir que los he visto mejores
aunque no juntos.
Aquel fue perfecto,
supongo, porque fue contigo.
Vi la foto y me sentí extraño
por no recordarte.

Después de…
¿Cuantos años?
¿Siete?

Mentiría también,
si digo que no recuerdo tu cumpleaños,
antes que el mio.
O que no recuerdo tus últimas palabras
en el aeropuerto.
O la promesa que no pude cumplir.
Porque no nos volveremos a ver.

“Me abrazaré a la almohada y besaré a la noche con la esperanza de que tenga sabor a ti”

Y te recuerdo tan pequeña,
lejana , frágil, escondida tras esas palabras,
tras un cristal.

También recuerdo el primer beso.
Al final de una cinta transportadora,
perdiéndole el respeto a las maletas.

Tú sonrisa,
tus colmillos,
la forma en la que agarrabas mi mano y el pelo a los lados de tu cara cuando te escondías tras una capucha por la lluvia o el frío.

Tu nariz helada
a las puertas de mi mejilla
cuando me susurrabas que me querías
al oído aquellos días.

Me acuerdo de tus abrazos,
de las horas en cama,
y de tus andares cuando caminabas delante fingiendo que no sabías que me dabas la excusa perfecta para verte el culo, sin disimulo,
porque yo era tuyo, y tú eras mía.

¿Lo ves? Apenas es mucho.

Deja un comentario