CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

Como un hielo en tu boca
Al roce de tus labios
Me derretí por ti.

Y cómplice
de la gravedad
me suicidé en tu piel.

Llegando al final.
Una gota a tus pies
Un nada, en tu huella.

Y así me fui.
Volatil.
Para terminar,
como siempre,
salado,
en mi mar.

Deja un comentario