CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

Llueve
Y me dan ganas de coger el coche
e ir a verte.

Así, en la oscuridad.
Iluminando mejor que los faros del coche
mi sonrisa dibujada a lapiz por mis ganas de ti.

Me imagino con el volante entre las manos.
Quizá podría estar sonando The Proclaimers,
acompañados por mi mano fuera de la ventana
y la yema de mis dedos reconociendo en el aire tus suspiros.

When I wake up, well I know I’m gonna be,
I’m gonna be the man who wakes up next to you

Apenas duermo.
Pero es magia despertar contigo,
despeinada, y con tu cuerpo desnudo por lo de anoche.

Y hoy, no te dejaré peinar.

When I go out, yeah I know I’m gonna be
I’m gonna be the man who goes along with you

¡Y joder! tus labios.
Otrora se hubiesen hundido navíos en un morder de tu boca.
Cientos hombres como yo hubiesen caído en esa batalla. ¿Y qué?
Ahogándose en tus ojos marrones, o verdes con reflejos dorados, hacia el azul.

Oscuro.

If I get drunk, well I Know I’m gonna be
I’m gonna be the man who get drunk next to you

Y el alcohol en tu boca sabe distinto.
En tu boca me siento escaso,
como un Dalmore de 50 años.
Aunque menos escocés.

And if I haver up, yeah I know I’m gonna be
I’m gonna be the man who’s havering to you

Y qué sonrías.
Entre chistes malos,
cosquillas, y tonterías.

Como hago yo.
Hacia ti, en la carretera.

But I would walk five hundred miles
and I would would walk five hundred more
just to be the man who walks a thousand miles
to fall down at your door

Deja un comentario