CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

A la sombra del viento

Hoy el olor a humedad no le desagradaba, ese musgo en las paredes, esa hiedra trepadora inspirando extrañas figuras hacia el techo…era extraño, una sinuosa escalera descendía hacia los jardines, le recordaba a la extraña espiral de situaciones que han dirigido su vida. Tuvo que agarrarse, pues un tropezón tonto amenazó con hacerlo caer. – Empiezo bien, como siempre, pensó – Pero se equivocaba.
El sol ya empezaba a salir, no tenía ni idea del porqué, pero él estaba ahí, siguió las indicaciones de aquel mensaje que decía: “En cuanto salga el sol, nos encontraremos a la sombra del patio exterior”. No podía evitar la llamada de la curiosidad, esa desconocida mujer había huido de él, se había escondido tras una coraza, y se cerró completamente, ¿A qué podía venir ese mensaje?. Apuró los pasos, pues la claridad entraba ya por aquella cúpula en ruinas, que antaño debía lucir brillante, y bajo la que tantas historias se habrían vivido.
Distinguió su sombra sentada en el tronco de un arbol, de espaldas al castillo, y aminoró el paso acercándose en silencio. No tuvo tiempo a decir palabra alguna.
-Tenías razón, la tenías, y lo sabías, por eso estás aquí.
-Yo…- Pero ella, con un leve ademán con la mano, lo silenció-
-¿Ves ese castillo? Antiguamente era glorioso…disfrutaron de él, de cada una de sus esquinas, cada estancia y cada amenecer fueron testigos de sonrisas y alegrias… Hoy sólo inspira tristeza y llantos… Mira que dañado está, él lo sabe, no se resiste ni lucha por volver a ser lo que que era, sólo se intenta mantener firme hacia el viento con la esperanza de que nadie lo vuelva a dañar.
-Ya ha amanecido
-Lo sé
-Una gran obra se empieza un gran día
-Buena suerte…el viento ha parado.

Deja un comentario