CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

SABES TANTO Y LO QUIERES HACER TAN BIEN QUE…

En el tiempo que llevo metido en el mundo de los negocios online me he ido acostumbrando, y familiarizando con una situación muy común entre aquellos que tienen ánimos y ansias de emprender. Y es que…muchas veces NO ACABAMOS DE ARRANCAR. Y no es porque no sepamos qué estamos haciendo ni por dificultades. En palabras de mi buen amigo Julio: (Aquí podéis echar un ojo a su proyecto de BackendCMS un gestor de páginas web, para aquellos que tenemos varias, con herramientas muy interesantes)

“Sabes tanto y lo quieres hacer tan bien, que no lo das terminado”

Y esto señores y señoras, es algo totalmente cierto. A veces queremos tener las cosas al 100% antes de dejar que vean la luz, que estando de una manera funcional nos atrancamos en cosas que podríamos hacer después con el proyecto funcionando. Esperar a tener el proyecto pulido al máximo, pensando en global, no lo hacen ni las grandes empresas. Menos aun en el mundo digital dónde día a día nos vemos obligados a reciclarnos y a actualizar los proyectos de diferentes maneras. ¿Por qué lo vamos a hacer nosotros, los emprendedores?

MVP – “Minimum Viable Product”

¿No pensarías que estoy hablando de deportistas, verdad? Hablamos del Mínimo Producto Viable. ¿Qué es esto? La solución a nuestros problemas cuando nos atrancamos de este modo tan absurdo en nuestros proyectos digitales. (También podemos aplicarlo a multitud de proyectos, de hecho es algo totalmente habitual en el mundo Startup)

 “Es un producto con suficientes características para satisfacer a los clientes iniciales”

Esto es la base de todo. ¿Tienes un blog con el que intentas darte a conocer y que tratas de monetizar o estás montando una tienda online? ¿Funciona?

¡COÑO! ¡LÁNZALO!




En serio. ¿A qué esperas?

¿Es tu blog personal y estás esperando a qué?

¿A tener tu primer cliente para crear una nueva categoría en la que expliques que este cliente confía en ti? ¿Cómo te va a conocer?

¿A meter los 1000 productos de 27 categorías de los 9 proveedores? ¿Y si mientras lo haces cambian los productos? ¿O decides quitar categorías, unir, o añadir? ¿Y si cierras trato con otro proveedor nuevo? No vas a terminar

¿A terminar las redirecciones de los 4293 enlaces?

¿A tener todo el contenido de todas, todas, todas las categorías?

¿A tener los cientos de artículos que te aseguren con Adsense unos ingresos decentes?

Para un segundo. ¿Tu web funciona?

¡COÑO! ¡LÁNZALA!

Y es que quienes nos atrancamos somos nosotros mismos, en tu blog ya tienes la home y la página de contacto.¿Funciona? Pues guerra. No tienes por qué tener al 100% los 10 enlaces que tienes en tu menú superior. Simplemente: “Todavía no los pongas” Ya irás poco a poco sumándolos y actualizando el menú con nuevas cosas. (¿A estas alturas no conocemos la función borrador?) Ya, ya sé que eres el mejor diseñador del mundo y que puedes demostrarlo con los 20 portfolios de tu web. Eres el ideal, pero a veces, el ideal es el que primero encontramos, y si no tienes tu blog activo, por que todavía no lo tienes terminado como a ti te gustaría…(y siempre queremos más…)  en internet … NO EXISTES.



 

¿Que tienes una tienda de artículos de cocina y estás esperando a tener todos los productos? Coño, ponme las tazas de café, y cuando termines… ¡Otra categoría!, no esperes a tenerlas todas, me dan igual el resto, yo quiero mi taza de café. Y si yo entro en tu página web de casualidad, ya sea por que he escrito mal el nombre y me has aparecido tú, y de pronto veo mi taza de café…¡TE LA COMPRO! ¡PUM! ¡YA TIENES UNA VENTA! Si de pronto veo tu página de mantenimiento…. NO EXISTES

Luego hay otro caso de personas que esperamos a tener los 30 artículos del blog atacando las 30 keywords que nos interesan para monetizar, para abrir el blog al público. ¿Tienes el primer artículo? Pues mételo ya, compártelo ya. Dale difusión por redes sociales, comienza el marketing. Si tu web habla de los más divertidos artículos de cocina y por que a un amigo mio le ha hecho gracia ha llegado a mi muro de Facebook y entro. Y veo “las tazas de café más divertidas” coño, me lo como enterito, lo comparto, y hasta me suscribo a tu contenido. YA HAS FIDELIZADO y con sólo un artículo, por que a mi me van a dar igual tus 99 artículos más hablando de la cuchara más cara, los platos ecológicos y el tenedor que enrolla los espaguetis él solo. A mi el que me interesaba era tu artículo de las tazas de café. Coño, lo tenías escrito hace 4 meses y ahora con tanto artículo por encima ya no lo encuentro. Ya no me tienes en tu boletín. …. NO EXISTES

Un producto viable mínimo tiene sólo las características básicas suficientes para lanzar el producto, y no más

¿Ya lo has entendido verdad? Esto no te lo acabo de descubrir yo, es una cosa que ya sabías de sobra y que has estado procrastinando, no esperes más, ve al panel de control de tu blog o página web, pon a funcionar lo que ya está listo, y ¡PUBLÍCALO! Y si me dejas tu blog, tienda, página, app, o lo que sea en los comentarios, ¡Ya tienes una visita! Porque me encantaría saber que este artículo te ha dado un pequeño empujón. Pero espera, déjame terminar el artículo y luego ya le das caña a lo tuyo.

EL PRODUCTO MÍNIMO VIABLE NO SE DESARROLLA PARA LAS MASAS SINO PARA LOS EARLY ADOPTERS .

¿Quienes son estos? Nuestros primeros seguidores, clientes, comentarios, amigos. Que gracias a sus opiniones, deseos, o compras, nos van a guiar el camino a seguir para que el proyecto tenga éxito. Hemos caído 10 en tu artículo de las tazas de café, y sólo 2 en tu artículo de las lentejas comida de viejas, has tenido conversión con nosotros. Ya sabes qué hacer: HABLA DEL CAFÉ, a la gente no le gustan las lentejas. (Mentira, estás riquísimas, pero tienen muchos enemigos)

¿Para qué sirve tener mi proyecto a la luz si no me ve casi nadie?

Estarás conmigo en que “CASI” es más que “NADIE”. Y ese casi nos sirve para muchas, muchas cosas.



  1. Generarás ingresos. Vale, no te vas a poder comprar un yate. Pero quizá si que te sirva para en los comienzos motivarte viendo poco a poco que tu proyecto coge forma.
  2. Vas a aprender. No tenemos la verdad absoluta de todo, tendemos a creer que sabemos qué hará el cliente… pero no. Este es un modo real de descubrir como piensa tu target.
  3. Si funciona, y estás buscando inversores, es una forma de probar que tu idea de negocio es rentable. ¿Qué tiene más valor para un Business Angel que su futura rentabilidad?
  4. Ahorrarás tiempo, dejarás de desperdiciar horas con la incertidumbre de si funciona o no. ¿Funciona? Trabaja sobre ello. ¿No funciona? Busca el error y soluciónalo. Es un palo, sí, pero más palo sería que no funcionase después de invertir cientos de horas más en lo mismo. OLVIDA LAS LENTEJAS Y CAÑA AL CAFÉ.
  5. Demostrarás tus habilidades. ¿Quieres vender tu servicio de creación de páginas web, con una página web que no has publicado? No te compro.

¿Te parece poco? Seguro que tú mismo conoces más ventajas de lanzar un proyecto en su versión mínima viable. ¿Conoces inconvenientes? Déjamelos abajo en los comentarios:

 

Así que ánimo, dale una última vuelta a tu proyecto para dejar sus características básicas suficientes… ¡Y adelante!

 

This Post Has 2 Comments

  1. Yo llevo así meses, queriendo saberlo todo al 100% antes de empezar y es un error.

    ESTE POST TIENE TODA LA RAZÓN DEL MUNDO.

    1. Ánimo en tu proyecto Pepe! Y ya sabes! Lánzalo ya! 😀

Deja un comentario

Close Menu