CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

Nada es igual sin ti.
Ni los días.
Ni por supuesto.
Mis noches.

Ni los paseos
Ni en calor en mis manos
Ni por supuesto
El frío en la yema de mis dedos.

Y aquí estoy.
Muerto en vida, sin ti.
Latiendo a escondidas.
Muriendo por estar contigo.

Deja un comentario