CONTACTO@DAVIDPARDAVILA.COM

QUIZÁ

Estoy vacía – Mintió. Quizá, y sería extraño, ella lo pensaba así.

No le hice caso, y siguió insistiendo – Ya no puedo sentir nada – mientras yo miraba al suelo pensando de
qué lugar podría sacar el valor para mirarla a los ojos y objetar que me mentía.

-¿Estás enfadado? – Preguntó buscando algún tipo de respuesta. – No merece la pena enfadarse, es una
pérdida de tiempo.

Me levanté, puede ser que mi idea en un momento haya sido huir, sin embargo me descubrí mirando hacia
atrás esperando encontrarme con ella.

¿Qué ocurría con ella? ¿Por qué su mente pasa de abrirse a cerrarse en menos de un segundo, y siempre
me atrapa entre sus filos? Quizá, en el mejor de los casos sólo buscaba saciar su curiosidad, y se echaba
atrás en el punto en cual se daba cuenta que era ella quien estaba colmando la mía. Había otra opción,
podría ser que por algún poro de su piel escapase un leve deseo de ser descubierta por mi, la opción mala.
Y sólo ahora soy consciente de que no existe más que una leve sombra del ave fénix que una vez quizá
fui. No puedo jugar a esto.

-Vas a seguir evitándome? – No puedo decir siquiera si me estaba mirando.
-No te evito – Mentí
-Me gustan las cosas claras.
-No estás vacía. No lo estás. No te creo, no puedo ni quiero creerte, no puedo de veras mirarte a los ojos y
no encontrar siquiera un atisbo de verdad en ti cuando repites esas palabras.
-Ya no creo en el amor
-Estás aquí
-¿Eso que significa?
-Ponme a prueba

Aquella noche la recuerdo bien, la recuerdo cálida, junto a ella. Comimos, bebimos, paseamos, la playa
fue nuestra, la luna fue presa de sus ojos, y su luz iluminaba sus labios. El agua estaba fría, y la arena se
pegaba a nuestros pies. Fue una gran noche, una noche genial, fue su noche, y por ello por un momento
fui totalmente suyo. Se lo dije, pero no quiso creerme.

Quizá, y sólo quizá…esa noche fuimos uno, uno, repitiendo la misma mentira.

No la besé, no me besó.

“Y el portazo sonó como un signo de interrogación” J.S

Sonríe. El mundo merece una alegría.
18-4-2015 01:55
No podría enfadarme contigo.
Blackbook.

Más artículos que te podrían interesar

Deja un comentario